Antes de repasar los procedimientos de suma y resta de fracciones, es necesario revisar algunos conceptos que ya conoces.

  • Recuerda que hay dos tipos de fracciones comunes: las fracciones propias y las fracciones impropias.
  • Las fracciones propias son aquellas donde el numerador es menor que el denominador. Observa.
  • Como te habrás fijado, una característica de este tipo de fracciones comunes es que ocupan menos de un entero.
  • Las fracciones impropias son aquellas en las que el numerador es mayor o igual que el denominador; esto quiere decir que ocupan uno o más enteros.

Para sumar o restar fracciones, ya sean propias o impropias, si tienen el mismo denominador, sólo se suman o se restan los numeradores y se deja el mismo denominador.

Cuando sumamos fracciones impropias que están como números mixtos y que tienen el mismo denominador, es conveniente sumar los enteros aparte y después las fracciones. Veamos un ejemplo:

Sumamos los enteros y después las fracciones; para hacer más fácil el manejo de las fracciones, es conveniente simplificarlas antes de sumarlas. Recuerda que nuestros resultados, cuando sea posible, debemos simplificarlos también.

O bien:

Sin embargo, cuando es una resta, es conveniente convertir los números mixtos a fracciones impropias y después restar. Observa el ejemplo:

Para resolver podemos:

Cuando en un problema se presentan fracciones con denominador diferente, se pueden buscar fracciones equivalentes, es decir, fracciones que tienen el mismo valor.


fuente: http://tareasya.com.mx/